wasa
El resumen de lo que Dios exige es: "Amars al Seor tu Dios con todo tu corazn, y con toda tu alma y con toda tu fuerza" (Deuteronomio 6:5)
TDonald Trump y Kim Jong-Un llegan a Singapur para concretar histórica cumbre

Fecha de Publicaci�n: 11-06-2018 // Mundo
Los dos líderes se citan mañana en Singapur para cambiar la historia


La tranquila, próspera y ultramoderna ciudad de Singapur concentra desde ayer las miradas de todo el planeta. Mañana acogerá la primera cumbre que sentará en una misma mesa al presidente de Estados Unidos y al líder de Corea del Norte. Donald Trump y Kim Jong Un se reunirán para hablar de la desnuclearización de la península coreana y de la posible firma de un acuerdo de paz que ponga fin oficialmente a la guerra de Corea, que terminó en 1953 con un alto el fuego. Un encuentro que puede cambiar el curso de la historia y que ha estado precedido por una intensa actividad diplomática entre Washington y sus aliados asiáticos, por una parte, y Pyongyang por la otra.

Singapur y su población viven desde ayer, tras la llegada de los dirigentes, una sensación de agobio y tensión como seguramente no habían experimentado nunca. El centro de la ciudad está bloqueado, numerosas calles están cortadas a la circulación y las fuerzas del orden, incluido el contingente de los aguerridos gurkas, controlan ese área y el acceso a la cercana isla de Sentosa. Allí, en el lujoso y apartado hotel Capella, construido en la década de 1880 y rediseñado por el arquitecto británico Norman Foster, se reunirán Trump y Kim.

 

“Desnuclearización completa, verificable e irreversible” de Corea del Norte

Será, con toda probabilidad, un encuentro de alto voltaje y de resultado incierto, dada la personalidad de los dos protagonistas. Ambos son imprevisibles, volátiles y fácilmente irascibles. No obstante, tanto Kim como Trump saben que no pueden fallar, que se juegan mucho y además quieren pasar a la historia como los protagonistas de la paz en la península coreana, aunque el inquilino de la Casa Blanca arriesga más. Donald Trump sabe que si fracasa se enfrentará a duras críticas políticas a pocos meses de las elecciones al Senado estadounidense y se desvanecerán sus posibilidades de aspirar al premio Nobel de la Paz por haber logrado la desnuclearización de Corea del Norte, una tarea en la que fracasaron todos sus antecesores en la Casa Blanca. Kim, en cambio, está a punto de ver coronados sus esfuerzos de ser tomado en serio por su enemigo histórico, firmar la paz con él y facilitar el desarrollo económico de su país, y si fracasa en la cumbre, lo achacará a la “falta de voluntad” de su enemigo.

Pero esta trascendental cumbre entre Trump y Kim, la primera que tiene lugar entre un presidente de EE.UU. y un líder de Corea del Norte tras casi 70 años de confrontación iniciados con la guerra de Corea y de 25 de negociaciones fallidas a cuenta del programa nuclear de Pyongyang, está llena de obstáculos. Uno de ellos es la desconfianza mutua que subsiste, y otro –el principal– la búsqueda de un pacto sobre la desnuclearización del régimen norcoreano. Un compromiso sobre el que funcionarios de ambos países llevan semanas discutiendo y que de alcanzarse podría transformar el panorama de la seguridad regional y mundial.

 

“Garantía de seguridad completa, verificable e irreversible” para el régimen norcoreano

Las posiciones de partida son contrapuestas. Washington exige la “completa, verificable e irreversible desnuclearización” (CVID) de Pyongyang, que por su parte reclama una “completa, verificable e irreversible garantía” de seguridad para su régimen (CVIG). Kim Jong Un no quiere ser víctima de una revuelta que acabe con su vida, como sucedió con los líderes de Libia e Irak, tras haber aceptado en su día deshacerse de sus programas nucleares. Trump apuesta, además, por mantener la máxima presión sobre Corea del Norte y no levantar las sanciones económicas hasta que Pyongyang entregue todo su arsenal atómico. Kim aboga por un calendario con un proceso “gradual y sincronizado”.

En las últimas jornadas, sin embargo, Trump parece haber flexibilizado su postura y ha dado a entender que aceptaría un acercamiento gradual. Se supone que a cambio Pyongyang haría entrega de parte de su armamento, un gesto simbólico que sumaría a los que lleva realizados Kim Jong Un desde que propuso reunirse con el presidente de Estados Unidos y que han pasado por destruir su centro de pruebas nucleares y la entrega de tres detenidos estadounidenses. La realidad es que el reto que afrontan los dos dirigentes es enorme. Un estudio reciente del Centro de Seguridad Internacional y Cooperación de la Universidad de Stanford señala que se necesitarán al menos diez años para realizar la completa desnuclearización de Corea del Norte. Un desmantelamiento que el profesor Kwon Hyuk Chul, de la Universidad Kookmin, de Seúl, calcula que puede tener unos costes directos del orden de los 5.000 millones de dólares, que podrían elevarse hasta los 20.000 millones si se incluyen ayudas económicas.

Pero tanto Trump como Kim, que son conscientes de que la desnuclearización será un proceso largo y lento, saben que tienen al alcance de la mano la posibilidad de derribar el último símbolo de la guerra fría. En Singapur tendrán la oportunidad de abordar otro tema que está en el origen de sus disputas: la firma de un acuerdo de paz que ponga fin a la guerra de Corea, un conflicto que permanece latente desde hace casi siete décadas y en el que murieron entre 2,5 y 3,5 millones de personas. Su rúbrica tendría repercusiones no sólo en el nordeste de Asía, sino en el planeta entero, ya que abriría la puerta al verdadero deshielo entre las dos Coreas.

La firma de un acuerdo de paz entre Trump y Kim alteraría por otra parte el actual equilibrio de fuerzas en el nordeste de Asia y tendría serías implicaciones en el pulso que mantienen Washington y Pekín por la hegemonía regional. Un acuerdo satisfactorio entre Corea del Norte y EE.UU. podría reducir la influencia china en Pyongyang, al tiempo que debilitaría el peso de Japón en la Casa Blanca y perturbaría a Rusia, que intenta expandir su presencia en esta parte del planeta.

Todo ello está en juego mañana Es la hora de la verdad.


Galeria de Imágenes

wasa
Observaci�n: AMAMBAY NOTICIAS no se hace responsable por los comentarios generados o publicados por lectores.
Ultimos Blogs
La gran leccin de los libres
Publicado por: Juan Pelayo Jimenez
Fecha: 17-07-2013
El mosquito es un bichito chiquitito
Publicado por: Juan Pelayo Jimenez
Fecha: 09-07-2013
Cracolandia.
Publicado por: Juan Pelayo Jimenez
Fecha: 04-07-2013
Quien nos ha robado el sueo?
Publicado por: Juan Pelayo Jimenez
Fecha: 02-07-2013
Ms empeo y patriotismo para superar los problemas nacionales
Publicado por: Jos Torres Pollero
Fecha: 02-07-2013